Casas de bancos en Cataluña

El drama de los desahucios cuenta desde ayer con una nueva cifra: el año pasado los bancos se quedaron con la vivienda habitual de más de 5.700 familias catalanas por impago, unos 30.000 si se tiene en cuenta la totalidad del Estado. El Colegio de Registradores español hizo públicas estas cifras después de hacer una encuesta en todos los registros de la propiedad del Estado sobre la realidad de las ejecuciones hipotecarias de las casas de bancos.

Así, en Cataluña, en 2012 se produjeron 6.905 adjudicaciones de domicilios por ejecución hipotecaria y en un 83% de los casos se trataba de la vivienda principal, un hecho que supone que estas familias quedaron en la calle, despojados de sus casas de bancos.

 A escala estatal, las adjudicaciones fueron más de 38.900 y el porcentaje de primeras residencias es del 77%. “Es un problema que afecta millones de personas”, recordó ayer el magistrado José María Fernández Seijo. El juez -él trajo los desahucios al Tribunal de Justicia de la Unión Europea- explicó que cuando elevó la pregunta al alto tribunal no esperaba que meses después una cuestión de técnica jurídica se convirtiera en “un fenómeno social“. “La normativa sobre ejecuciones es profundamente injusta desde el punto de vista comunitario”, reiteró, y explicó que el ciudadano se encuentra desamparado y el proceso no deja que el juez valore, ya no sólo las posibles cláusulas abusivas, sino las circunstancias personales del desahuciado.

Seijo participó ayer en una jornada de debate sobre desahucios organizada por la Asociación de Amigos de la Universitat Autònoma de Barcelona, junto con la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Ada Coláis, el magistrado Santiago Vidal y el catedrático emérito de economía de la empresa de la UAB y expresidente de Caja de Cataluña, Antoni Serra Ramoneda. Coláis, que quiso agradecer públicamente el trabajo hecho por Seijo y el papel de la sociedad civil, recordó que el problema no sólo afecta las personas desahuciadas, sino también el país. “La economía no se reactiva y crece la conflictividad social y económica”, recordó la portavoz de la PAH.

Dación en pago

Durante el año 2012, a los registros catalanes hubo 2.357 daciones en pago y aproximadamente el 87% (unas 2.000) fueron de vivienda habitual. Al conjunto del Estado se hicieron 14.229 daciones en pago sobre la vivienda. A pesar del poco uso que parece tener la dación en pago (el 2012 representó una quinta parte de las ejecuciones hipotecarias iniciadas), los datos, según los registradores, demuestran que se utiliza en la práctica bancaria habitual, a pesar de que pueda “ser planteada de forma más o menos selectiva según las entidades bancarias”.

Coláis recordó ayer las tres demandas principales de la PAH, incluidas en la iniciativa legislativa popular que se tramita en el Congreso, que pasan por la dación en pago retroactiva en casos de vivienda principal -para liberar miles de ciudadanos “de una deuda para toda la vida”-, la moratoria de los desahucios y un parque de alquiler social con los pisos vacíos de los bancos. “Pueden tardar más o menos a responder a la demanda social, pero llegará”, aseguró Coláis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *