De los 24 fps a los 48 fps en el mundo del cine

Creo recordar haber escuchado alguna vez en el cine una frase que dice, “este es una gran paso para la humanidad”. Pues algo así va a suceder con el paso de los 24 fps a los 48 fps, donde tendremos una calidad de imagen increíble.

La llegada de 48 fps y una imagen súper nítida

El cine se enfrenta a una época que está siendo afectada constantemente por los cambios.

El cambio de los 24 fps a los 48 fps es una manera de diferenciar la experiencia del cine de la que se puede tener en el hogar y es que el 3D ha sido uno de los grandes intentos por atraer público a las salas, pero su resultado ha sido desigual.

Los 48 fps, es decir, fotogramas por segundo son un cambio diferente, se trata de subir la calidad de imagen, sin necesidad de agregar ningún efecto nuevo. Lo que es evidente es que se pueden apreciar las diferencias en cualquier pantalla, por lo que ver una programación con esta diferencia se nota con mayor claridad en un cine.

En cambio el formato de 24 fps es el que se lleva aplicando desde hace muchas décadas. Al principio el cine empezó con las cintas aceleradas a 16 imágenes por segundo, pero pronto se realizó el cambió a las 24, con las que el movimiento parecía ser más natural.

48 fotogramas por segundo son necesarios para aumentar la calidad

En Estados Unidos el estándar se quedó en 30 fps, pero no se ha aumentado de esta cifra. Sin embargo esto no ha sido porque el ojo humano encuentre difícil acostumbrarse, de hecho es capaz de procesar hasta más de 100 fps.

El principal motivo por el que no se dio el aumento a los 48 fps fue su alto precio. Las cintas de celuloide son muy caras y poner el doble de imágenes por segundo significaba duplicar también el celuloide necesario por lo que el costo aumentaba el doble.

Pero actualmente con la grabación y los proyectores digitales el precio ha dejado de ser un problema.

Ventajas de los 48 fps

Las ventajas de los 48 fps es el tener una mayor nitidez de las imágenes. Puede que durante el movimiento es donde más se nota el cambio y es que las escenas de acción se vuelven más reales y los movimientos rápidos de cámara se procesan mucho mejor.

La primera película que se hizo famosa por rodarse y proyectarse en el nuevo formato fue El Hobbit, durante su primera entrega, a finales de 2012.

Realmente se trataba de una buena cinta para probar esta tecnología nueva debido a la gran parte de escenas rápidas que tenía. Sin embargo hubo críticas y es que para muchos el cambio de los 24 fps a los 48 fps les da como resultado una imagen con mucho realismo.

En conclusión las imágenes movidas son menos borrosas

Al principio puede parecer que los movimientos son muy rápidos, casi artificiales, pero esto es porque estamos acostumbrados a visualizar imágenes de 24 fps. Con 48 fps cada fotograma se mantiene durante menos tiempo a la luz ya que se toman más imágenes por segundo, por eso la nitidez de cada fragmento aumenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *