¿Qué le ocurre al cerebro después de fallecer?

¿Qué le ocurre al cerebro después de fallecer?

El cerebro humano es uno de los órganos que posee mayor complejidad. Algunos pensarán que lo más importante es el corazón, ¿pero será esto cierto? La realidad es que no.

Pero ¿podemos hacer esto mismo con el cerebro?

Científicos y médicos experimentados en el área de la medicina pueden crear un corazón artificial o conectar la persona a un dispositivo que simule las funciones del corazón.

La realidad está más alejada de lo que creemos. A pesar de todos los avances y lo que se sabe de este curioso órgano, todavía se sigue teniendo muy poca información sobre el cerebro.

Tantos son los enigmas, las hipótesis que no han podido ser probadas y las múltiples investigaciones, que al día de hoy se sigue sin saber qué es el pensamiento, cómo se origina o dónde se origina y muchas otras incógnitas más.

cerebro como actua al morir

Puede que no lo veas, pero si aún no se conoce respuesta alguna ante estas interrogantes, ¿crees que alguien en pleno siglo 21 le puede dar un nuevo cerebro a una persona y que esta siga siendo la misma?.

O ¿que al menos se pueda crear un cerebro artificial funcional? La respuesta es no para aquellos optimistas.

Y así como existen estas dudas, inquietudes e hipótesis que siguen sin ser resueltas, hasta hace poco hubo un claro avance en una de las muchas dudas que se tenía con respecto al cerebro.

Por fin se obtuvo algunos resultados prometedores que pudieron aclarar qué era lo que pasa con el cerebro cuando una persona moría. ¿Tienes alguna idea de qué puede pasar? Si no lo sabes, sigue leyendo este interesante artículo para descubrirlo.

El cerebro sabe qué está pasando minutos después de haber fallecido

Técnicamente, la muerte de una persona o ser vivo ocurre cuando el corazón de este deja de latir y funciona completamente.

Eso lo tenemos claro, pero ¿el hecho de que el corazón deje de latir significa que el resto del cuerpo deja de funcionar al mismo tiempo? O lo que es más interesante aún, ¿los órganos dejan de funcionar en el mismo momento?

La verdad es que no ocurre de esta manera, pero los órganos comienzan a fallar y dejan de funcionar rápidamente porque no hay sangre circulando por las venas y las arterias, además que el oxígeno no está siendo enviado por todo el cuerpo y a los órganos que lo necesitan.

Y uno de ellos es el cerebro. Se sabe que el cerebro está ligado al corazón y que el funcionamiento del órgano principal depende del bombeo de sangre.

Pues bien, al momento que el corazón deja de bombear sangre, comienza un proceso de degeneración en el cerebro.

Básicamente va muriendo poco a poco y va perdiendo funciones vitales.

Es por ello que cuando ocurre  un paro cardíaco o en una operación el corazón deja de latir o tan solo que el cerebro no recibe oxígeno ni sangre, los médicos y cirujanos tienen que actuar lo más rápido posible.

El cerebro y el corazón no mueren al mismo tiempo

En teoría, el cerebro no sabe que la persona ha muerto, sino pasado cierto periodo corto de tiempo.

Es decir, que el corazón y el cerebro no “mueren” al mismo tiempo. Esto ha quedado en evidencia gracias a una serie de estudios que se realizaron don el cerebro deja de funcionar o emitir señales pasados los 20 segundos aproximadamente.

Claro que no siempre es así, ya que cada persona es un caso diferente y su cerebro “funciona de manera diferente y única”.

Inclusive, se han visto casos en donde pacientes a los que les ha fallado el corazón y dejó de funcionar, presentan o manifiestan una actividad cerebral cuya duración puede situarse entre los 10 minutos aproximadamente.

Entonces ¿esto quiere decir que la persona en teoría no ha muerto? Algunos expertos dicen que sí y otros afirman que la muerte aún no ha tenido lugar. Claramente es una disyuntiva interesante de tratar.

Por otro lado, cuando una situación como esta ocurre, sucede que el cerebro está siendo consciente de todo lo que pasa en el cuerpo y sabe que está muriendo.

Durante el proceso de fallecimiento, ocurre algo llamado tsunami cerebral.

Ese suceso se le asocia a lo que conocemos como conciencia que queda vigente en el cerebro después que el corazón muere, donde el cerebro está en sus últimos momentos de vida enviando señales.

Pero no es la conciencia como tal, sino una especie de remanencia.

Si te preguntas como es posible que algo como esto se sepa, es gracias a que se hicieron una serie de estudios en donde se introdujeron electrodos en pacientes moribundos.

Claro que esto se hizo después que la circulación de la sangre se detuvo.

Cuando se activa dichos electrodos, los resultados son sorprendentes. Con este simple método, queda en evidencia que el cerebro aún sigue vivo y está consciente de lo que le está pasando.

Sabe que está muriendo y posiblemente la persona está al tanto de lo que está ocurriendo.

Esto parece una locura, pero la verdad es que no lo es cuando pacientes que han sufrido de ataques cardíacos han dicho haber escuchado todo lo que los médicos durante una operación decían, además de sentir lo que estaba pasando a su alrededor pese a estar “muerto”.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *