implante dental

Materiales de los implantes dentales

Una de las soluciones que mejora la funcionalidad y estética dental son los implantes dentales. Gracias a ellos, puedes recuperar las piezas dentales pérdidas, mejorar la mordida, y evitar tener espacios vacíos en la sonrisa.

Principales materiales de fabricación de los implantes dentales

En las clínicas dentales, los implantes dentales son una de las soluciones más empleadas a la hora de mejorar la funcionalidad y estética dental, gracias a que permiten recuperar esas piezas dentales pérdidas por cualquier motivo.

Entre los materiales para fabricar los implantes dentales, los siguientes son los más usados por sus características.

1.      Implantes de titanio

Una de las elecciones preferidas de los especialistas son los implantes de titanio, principalmente por su biocompatibilidad. La gran mayoría de implantes dentales en barcelona  se fabrican en este material por tener una larga vida útil, ocupando hasta el 95% de implantes dentales comercializados.

En un principio, los implantes se fabricaron en titanio puro, sin embargo, su consistencia fue muy blanda. Esto llevó a los expertos a desarrollar una aleación capaz de eliminar estas propiedades negativas.

material implante dental

También tiene una alta resistencia a la corrosión en el medio biológico, así como propiedades que facilitan la osteointegración.

Gracias a que se encuentran en estado puro, no hay posibilidades de que produzcan alergias o reacciones al metal. Aunque hay personas con sensibilidad o alergia a otros metales, que pueden estar reacias a utilizar estos implantes.

Estos implantes permiten el uso de un sistema de dos piezas. Con estos sistemas, el implante ocupa el lugar de la raíz y se coloca al nivel del hueso subyacente. Unido al implante, se coloca un pilar que brinde apoyo, o que ayude a fijar las prótesis.

Estos sistemas son los más versátiles por la gran variedad de opciones protésicas que ofrece. Además, permite colocar sobre los implantes, prótesis atornilladas o cementadas, mejorando la flexibilidad con relación a la colocación quirúrgica.

2.      Implantes de zirconio

Otra opción bastante popular en el mercado son los implantes de zirconio, una alternativa no metálica que se utiliza en forma de óxido de zirconio, junto a otros componentes, para crear implantes con una estética opaca blanca que se considera cerámica.

Los implantes de zirconio es la opción que puedes usar si tienes algún tipo de alergia al metal.

Estos implantes “libres de metal” cuentan con varios inconvenientes, como no ser tan versátiles como los de titanio, dado que se fabrican en sistemas de una sola pieza, ofreciendo la única opción de cementar.

Aunque los implantes de zirconio ofrecen resultados prometedores, quedan muchas pruebas a largo plazo y una mayor estabilidad en los estudios, antes de comercializarse como una alternativa a la altura de los implantes de titanio.

Tratamientos aplicados sobre los implantes

Todos los implantes cuentan con una estructura y composición interior elaborada en metal, como el titanio o sus aleaciones y combinaciones, incluso se recubren con materiales metálicos, poliméricos, cerámicos y otros recubrimientos.

Sin embargo, en los implantes dentales se aplican distintos tipos de tratamientos sobre la superficie, para mejorar y facilitar la osteointegración, estos se aplicarán en casos particulares, de acuerdo a lo indicado por los especialistas.

Pasivación

Se consigue con un recubrimiento sobre la superficie con una capa de óxido, limpiando y eliminando restos inorgánicos y orgánicos. También evita que se liberen iones metálicos al medio exterior.

Gracias a esto aumenta la biocompatibilidad, la resistencia al desgaste es más alta, y la dureza de la superficie mejora.

Anodización

La anodización se realiza a través de una corriente eléctrica que pasa por el metal, creando una capa más gruesa de óxido en la superficie del material, de esta manera se consigue una mayor resistencia a la corrosión del implante.

Texturización

Incrementa la superficie del implante, permitiendo una mayor osteointegración al existir un aumentando en la superficie en contacto con el hueso. Además, con la texturización la resistencia a la corrosión y a la fatiga del implante mejoran.

Hay varios tipos de texturizaciones dependiendo del procedimiento, como la técnica de ácidos, con sustancias básicas, mediante chorro de arena, con plasma spray y de titanio, con láser o iónico.

Método termoquímico

Con este método se puede transformar la superficie de bioinerte a bioactivo. Permite el uso de fármacos en el recubrimiento, proteínas que favorezcan la formación del hueso y prevenir procesos infecciones.

No produce reacciones inflamatorias, gracias a la apatita, un ión de calcio que tiene la misma composición química que la fase mineral de los dientes. Esto permite al organismo aceptarlo como propia, favoreciendo el crecimiento.

Además, cuenta con una reabsorción que reduce la cristalinidad, incorporándose al hueso y quedando como un material inerte. También puede crecer sobre la superficie de los implantes de titanio, incrementando la estabilidad de la capa y previniendo la colonización en los espacios.

El tratamiento se puede aplicar sobre distintas superficies de metales, como la rugosa, el tratado al ácido o al arenado, logrando una superficie rugosa que tiene la característica de ser bioactiva. La elección del tratamiento sobre los implantes dentales estará indicada por los especialistas, por lo que debes dejarte asesorar por ellos.

Gracias a los materiales de los implantes dentales hoy en día puedes contar con una solución segura, capaz de adaptarse a tus necesidades y que no produce ningún tipo de reacción adversa, de esta manera puedes recuperar tu sonrisa, tanto en funcionalidad como estética.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *