utilidad arcos ortodoncia

Utilidad de los arcos en la ortodoncia

Dentro de la odontología existe una especialidad conocida como ortodoncia, que se encarga del estudio y las correcciones de la dentadura de los pacientes, con el objetivo de que los dientes de estos puedan tener una mejor posición dentro de su boca, mejorando además su apariencia estética.

Sin arco no hay tratamiento

En la ortodoncia uno de los aparatos dentales que se utilizan para la modificación de posición de los dientes son los brackets, los cuales logran su función gracias a que en estos se utiliza un componente llamados arcos de ortodoncia

Los arcos en la ortodoncia son los alambres utilzados para unir cada uno de los brackets, permitiendo así que se realice el movimiento de las piezas dentales, por lo que es fundamental dentro de este tratamiento correctivo de la dentadura.

Dada la importancia que tiene la ortodoncia para mejorar la posición de los dientes en una persona y además su estética, vamos a detallarte en este artículo cuál es la utilidad que tienen los arcos dentro de este tratamiento correctivo.

Como mencionamos anteriormente, en la ortodoncia se deben utilizar distintos componentes para que el tratamiento sea efectivo, uno de ellos son los arcos, que son los encargados del movimiento de las piezas dentales.

El arco en la ortodoncia es una pieza clave durante el proceso, ya que este unifica cada uno de los brackets y al mismo tiempo ejerce tensión entre ellos, logrando que al final realicen el movimiento necesario para alcanzar  los resultados que se requieren.

Para cada paciente se puede determinar el uso de un arco distinto, elaborado con un material y forma diferente, ya que estos pueden producir distintos tipos de movimientos y fuerzas específicas.

Uno de los primeros arcos dentales que se debe utilizar en el tratamiento de ortodoncia de un paciente, es el arco trenzado o alambre trenzado, debido a que posee un diámetro pequeño y que resulta de la unión de tres pequeños alambres, dándole mucha flexibilidad y permitiendo que este se adapte a la posición inicial de los dientes de cada paciente.

Utilidad según la clasificación de arcos en la ortodoncia

Si bien los arcos dentro del tratamiento de ortodoncia cumplen una función específica, esto estará determinado según el material de dicho arco y la elasticidad que este posea, ya que puede variar según la composición metálica, su fabricación, entre otros factores.

Entre los arcos de ortodoncia podemos identificar tres tipos que son los siguientes:

Por arcada

  • Estos arcos son utilizados según la técnica que el dentista desee emplear, ya que estos analizan el caso de cada paciente, determinando cuál es mejor para ellos, o que puede ser según su preferencia, debido a que cada arcada puede expandir más o menos que otras.

Por grosor

  • Todos los arcos vienen con un calibre o grosor diferente, por lo que esto les permite ejercer distintos tipos de fuerza en los dientes del paciente para conseguir su movilización y el éxito del tratamiento.
  • Generalmente los dentistas utilizan arcos finos al inicio del tratamiento y poco a poco van aumentando el grosor de estos, según vaya evolucionando el tratamiento en el paciente, ya que debe permitírsele a los tejidos que se acostumbren a la modificación que están sufriendo.

Por material

También se puede determinar la utilidad de los arcos en la ortodoncia por el material con el cual están elaborados, que hoy en día son cinco los más utilizados y esos son:

Acero inoxidable

  • Es un tipo de arco que logra inducir fuerza sobre las piezas dentales sin corromper la boca, además de que es fácil de manipular, pero el dentista debe tener cuidado, ya que si se ejerce mucha presión sobre estos pueden deformarse permanentemente y quedar inutilizables para el tratamiento.
  • Los arcos de acero inoxidable suelen utilizarse para modificar posiciones pequeñas de los dientes, por lo que entran en el tratamiento a los seis u ocho meses de haber iniciado

Níquel – Titanio

  • En estos arcos hay dos materiales utilizados en su elaboración, que lo hacen una opción muy moderna y actual, haciéndolos los favoritos de las clínicas odontológicas y sus profesionales, gracias a que estos logran regresar a su forma original de arcada, haciendo que los dientes se adapten a esta durante el tratamiento.

Trenzado

  • En la fase inicial del tratamiento de ortodoncia utilizan este tipo de arcos, gracias a que permiten que el paciente se acostumbre a los aparatos que le han colocado en sus dientes porque no se ejerce tanta fuerza, pero que hay algunos tipos de trenzado que pueden dar un trabajo similar a los hechos con níquel – titanio.

TMA Beta Titanium

  • Este tipo de arco es mayormente utilizado en aquellas personas que son alérgicas al níquel, por lo que no se puede utilizar en ellos ese tipo de arcos, pero que cuentan con una buena dureza y resistencia, similar a la que dan los arcos de acero inoxidable, además de que poseen la elasticidad de los de níquel – titanio, así que no se deforman con facilidad.

Estéticos

  • También existen los arcos estéticos para quienes quieren llevar su tratamiento si llamar mucho la atención, los cuales pueden ser en acero o en níquel – titanio, pero que están recubiertos con un color similar al de los dientes, para que pasen desapercibidos en todo momento.

Como has podido leer, la utilidad de los arcos en cada una de las fases de la ortodoncia es fundamental, por lo que es impensable que se realice el tratamiento de forma adecuada sin ellos, ya que estos se encargan de ejercer la fuerza necesaria para que las piezas dentales tomen la posición adecuada para que la dentadura del paciente sea más estética y funcional.

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *